Empresarial

¿Cómo construir una cultura empresarial saludable?


Estudio Vida Cámara
«Día a día preocupados por la salud y tranquilidad de tus colaboradores»

Es necesario establecer un código de buenas prácticas, así como tener un equipo de liderazgo equilibrado son indispensables para mantener a una organización saludable.

El gran propósito de una empresa debería ser la creación de una organización que capacite, desarrolle a su equipo y ayude a cada individuo del equipo a alcanzar su potencial profesional.

Es indispensable que la cultura de empresa se centre en la comunicación, la colaboración, la capacitación y la formación de equipos, con el objetivo de garantizar que todos los colaboradores se sientan bienvenidos y apreciados. Como resultado, la empresa tendrá una visión a futuro clara con todos sus colaboradores.

Dentro de los primeros pasos para alcanzar una cultura empresarial saludable, el pilar básico pasa por la empatía y entendimiento hacia los demás, comprendiendo que cada miembro del equipo es diferente y valorando las diferencias para permitir que la innovación prospere. Las diferentes perspectivas de cada uno crean creatividad. Además de esto, la buena comunicación entre todos los miembros de un equipo aumenta la productividad. 

Dar la oportunidad de trabajar de forma remota los días que por cualquier circunstancia no se puede llegar a la oficina y adaptar el horario de trabajo a la disponibilidad de cada uno, siempre que las funciones de trabajo lo permitan, o dar la oportunidad de poder trabajar a media jornada o desde casa después de tener un hijo, son decisiones cruciales cuando se quiere mantener a un equipo a largo plazo. Esto fortalece las confianzas y pone al colaborador en un ambiente de empatía profesional con sus jefes, dará un tipo de cultura en la empresa, más solidaria y orientada al equipo. 

Conseguir que las personas trabajen y comprendan diferentes partes de la empresa es bueno para su desarrollo y es bueno para la participación. Este tipo de autonomía brinda a las personas las experiencias que generan empatía para otras partes de la organización y ayuda a que toda la compañía funcione mejor. Fomentar la responsabilidad del equipo es excelente para la innovación y el crecimiento de una empresa. 

Otro pilar fundamental es la organización de actividades más allá del trabajo, ayuda a compartir vivencias y por lo tanto a conocerse mejor, lo que une a un equipo.   

La actividad en grupo conlleva a unir a los colaboradores en ambientes relajados, propiciando que se arreglen los pequeños desentendimientos que puedan surgir en el espacio de trabajo.   

Finalmente, otro pilar es la comunicación entre el equipo. Implantar un sistema de agradecimientos al final de cada semana o de proyectos concretos donde cualquier persona del grupo pueda brindar apoyo a otra, fomentará un ambiente de aprecio y trabajo en equipo. Mostrar gratitud entre compañeros ayuda a construir un equipo fuerte y con sentido de comunidad.  

Es una verdad universal que el éxito de un negocio depende de sus colaboradores. El establecimiento de una cultura positiva en la que todos se sientan apreciados y disfruten trabajando, marcará una gran diferencia al aumentar la satisfacción y la felicidad de todos.

Invertir fuertemente en el equipo te convertirá en una mejor empresa, porque hace que las personas sean mejores en su trabajo y tengan interés porque la empresa crezca y triunfe.

Dejar un comentario

No te pierdas ninguna actualización de nuestro blog.

Mantente al día con tendencias y novedades para la gestión de RRHH.